Seguridad sanitaria y prevención de los riesgos
Controles reforzados para el semen y los embriones

 Una legislación sanitaria adaptada

Como complemento del dispositivo nacional de control sanitario de los animales, se aplican medidas específicas y reforzadas al conjunto del proceso de producción de semen: desde la selección en granja de los futuros reproductores y de los animales donantes, hasta la congelación del semen y la conservación del material genético.

Su organización y su eficacia son notables. Permiten garantizar la calidad sanitaria del semen producido en todo el territorio nacional y para todas las especies.

El control de los riesgos sanitarios no se limita a la aplicación estricta de los protocolos obligatorios relativos a las enfermedades reglamentadas. También integra la búsqueda de garantías suplementarias, en lo concerniente por ejemplo a la paratuberculosis o a la neosporosis para el semen bovino.

Apoyada en estas ventajas, la genética francesa responde a los pliegos de condiciones sanitarios más exigentes. Los toros franceses son, sin lugar a dudas, los que presentan las mejores garantías en el mundo.

 Protocolos exigentes

La legislación sanitaria francesa en materia de reproducción animal, se apoya en las estrictas directivas de la Unión Europea. También se ajusta a exigencias del Código para los animales terrestres de la Oficina Internacional de Epizootias (OIE). Estas normas o documentos de referencia definen en particular:

  • las condiciones sanitarias de entrada y de mantenimiento de los animales en centro de recogida de semen;
  • las condiciones de autorización de los protagonistas (veterinarios responsables, equipo de trasplante embrionario) y de las instalaciones (estación de cuarentena, centro de recogida y centro de almacenamiento);
  • las reglas sanitarias de higiene y de desinfección que deben respetarse escrupulosamente en la preparación y el almacenamiento del semen.

Todos los protocolos sanitarios se aplican bajo la vigilancia permanente y conjunta del Laboratorio Nacional de Control de los Reproductores, de los veterinarios responsables y de los servicios veterinarios oficiales.

Estos últimos realizan visitas semestrales de vigilancia en los centros autorizados y de este modo pueden certificar que se respetan todas las exigencias reglamentarias. La firma de los servicios veterinarios representa una garantía oficial de la calidad sanitaria del semen exportado.

 Controles sanitarios en explotación y luego antes de la entrada en centro de producción

Para ser autorizados en términos sanitarios, los toretes futuros productores de semen deben proceder de un ganado

  • indemne de tuberculosis, brucelosis, y de leucosis bovina enzoótica;
  • indemne de IBR (estatuto A de la ACERSA) como su madre, controlado en el momento de la salida del ternero macho hacia el centro de producción de semen;
  • haber nacido de una madre indemne de cualquier enfermedad contagiosa en los 6 meses que preceden al nacimiento del ternero.

Antes de su entrada en centro de producción de semen, se introduce a estos jóvenes toros en estación de cuarentena para un período de aislamiento de al menos 56 días. Durante este período son sometidos a varias series de pruebas sanitarias referentes a las siguientes enfermedades: tuberculosis, brucelosis, leucosis, IBR (Rinotraqueítis bovina infecciosa), BVD (Diarrea viral bovina), neosporosis y paratuberculosis.

La última serie de pruebas es completada por:

  • un control clínico del aparato genital interno y externo;
  • un análisis de la calidad biológica y bacteriológica del semen (que garantiza la ausencia de infección del aparato genital)
  • un doble control referente a las enfermedades venéreas sexualmente transmisibles (campilobacteriosis y tricomonosis).

 Control anual de los centros de producción de semen

Una vez al año, y con un intervalo de 12 meses como máximo, todos los toros deben satisfacer una serie de exámenes reglamentarios referentes al control de las siguientes enfermedades: tuberculosis, brucelosis, leucosis, IBR, BVD, campilobacteriosis, tricomonosis, paratuberculosis y fiebre catarral ovina. Para esta última, los protocolos de control son variables y tienen en cuenta el estatuto sanitario de los animales (indemnes, vacunados, inmunizados, etc.).

La frecuencia y el número de controles sanitarios (fiebre Q, leptospirosis, etc.) se aumentan para los toros de élite cuyo semen se exporta hacia algunos terceros países, con el fin de satisfacer sus exigencias particulares.

 Un Laboratorio Nacional de Control de los Reproductores (LNCR)

El Laboratorio Nacional de Control de los Reproductores (LNCR) es un laboratorio nacional independiente creado en 1952 bajo la tutela de los servicios veterinarios del Ministerio de Agricultura, de la Escuela Nacional Veterinaria d’Alfort y de la Unión Nacional de Cooperativas de Inseminación Artificial (UNCEIA).

El LNCR tiene por misión garantizar el estado sanitario de todos los reproductores bovinos, ovinos y caprinos cuyo semen se difunde en Francia y en el mundo entero. De este modo se encarga, por cuenta del Ministerio de la Agricultura, de una misión de epidemio-vigilancia permanente de los reproductores y realiza continuamente un análisis de los riesgos sanitarios. Su ámbito de competencias concierne al semen y a los embriones (producidos in vivo o in vitro).

Cada año, realiza más de 350.000 análisis en sus distintos ámbitos de competencia: tomas de muestra en el sitio y controles clínicos, andrología, bacteriología, virología, sero-inmunología y biología molecular.

Las tomas de muestra son garantizadas por técnicos especializados equipados de camionetas-laboratorios que surcan Francia en permanencia. Controlan todos los sitios de alojamiento de los reproductores según un calendario preciso, respetando las exigencias relativas a la frecuencia anual de los exámenes y controles sanitarios.

Gracias a este servicio original y muy eficaz, las muestras son recogidas y transportadas al laboratorio en condiciones óptimas que garantizan la fiabilidad de los resultados de análisis.

 Un historial sanitario completo de cada reproductor

Luego los resultados de análisis sanitarios de cada reproductor son sistemáticamente registrados en la Base Nacional de Datos Sanitarios de los Reproductores (BNDSR), administrada por el Laboratorio Nacional de Control de los Reproductores (LNCR).

Estos registros permiten acceder en cualquier instante al historial sanitario completo de todos los reproductores. Esta base de datos sanitarios se beneficia de un reconocimiento oficial por parte de los servicios veterinarios del Ministerio de Agricultura. Es directamente consultable por las Direcciones departamentales encargadas de la protección de las poblaciones y por los veterinarios responsables. Permite al LNCR garantizar con eficacia y de manera permanente la misión de epidemio-vigilancia que se le confía.

 Un sistema de trazabilidad del semen muy eficaz

La fiabilidad del dispositivo sanitario del sector genético francés también reposa en el rendimiento de su sistema de trazabilidad que permite seguir una dosis de semen desde su producción hasta su utilización.

Desde 2004, todos los centros de recogida de semen francés imprimen en cada pajuela producida un código de barras de 10 caracteres que permite identificar al toro donante, el día de la recogida así como el número de lote intra-eyaculación.

Desde 2007, se han añadido 3 caracteres suplementarios para permitir identificar el centro de producción de semen a partir de una base de datos internacional. La lista oficial de los centros autorizados en Europa es administrada por el Internacional Committee of Animal Recording (ICAR).

 

Documento(s)

Cesta documentos descargables directamente o para añadir a su cesta para descargarlos al final de su visita